viernes, 31 de marzo de 2017

LA OPINIÓN DE ESPECIALISTAS

SALUD

LUMBALGIA

Un problema creciente que afecta también a jóvenes.Ahora podemos tratarla con Ozonoterapia sin los efectos adversos de las drogas habituales.


Escribe: DRA. PAULA KAMPELMACHER (MN127061 / MP451103)


El dolor de cintura y espalda es cada vez más común por el uso de computadoras, cargar carteras pesadas, pasar largas horas sentados en mal posición y hacer ejercicios mal controlados.
Ocho de cada diez  personas han tenido alguna vez una dolencia lumbar o cervical. Las estadísticas aseguran que el 90% de la población mundial padece dolor de espalda en algún momento de su vida. Después de la gripe, es la causa más frecuente de licencias y ausentismos laborales, no solo en personas añosas, también en adolescentes y jóvenes. Las dos causas más frecuentes de lumbalgia son hernias de disco y artrosis lumbar, esta última en mayores de 60 años en su mayoría y la primera a partir de los 30.
Las causas del dolor pueden ser mecánicas (desplazamiento de vertebras, desviación de la columna, etc.), inflamatorias (de las articulaciones) o infecciosas (osteomielitis, infección de discos, etc.). Sea cual sea la causa, una cosa si es segura, los dolores de columna son cada vez más frecuentes. El estrés psicológico, la computadora y la vida sedentaria son 3 factores que conducen a todo tipo de problemas de columna. Por otra parte la inseguridad también incide ya que a la gente le da miedo salir a trotar o a caminar, cosa que les haría muy bien.
Sin embargo, la actividad física que más se recomienda para estos trastornos es la natación porque combina tres elementos básicos: la hidroterapia, la relajación muscular que consigue el agua y el fortalecimiento e os músculos espinales que permiten mantener a la, columna en su eje.
En este sentido la ozonoterapia brinda resultados extraordinarios, superiores a cualquier otro procedimiento y sin efectos adversos para el organismo. El tratamiento consta de 10 sesiones en total que se realizaran una vez a la semana por el médico especialista. No requiere preparación previa ni posterior, no causa dolor y es mínimamente invasivo. Se inyectan pequeñas cantidades de ozono a ambos lados de la columna por medio de inyecciones intramusculares, con agujas muy finas. Dado que el ozono es un gas y difunde en los tejidos, con unas pocas inyecciones será suficiente. El efecto analgésico y antiinflamatorio del ozono va disminuyendo el dolor, a la vez que oxigena los tejidos, actúa como antioxidante y si hubiera infección no debemos olvidar su efecto antibiótico. El paciente ira recuperando en forma progresiva su calidad de vida pudiendo realizar sus actividades cotidianas sin dolor. Una vez conseguida la cura se recomienda abstenerse de realizar actividades violentas como el Rugby y levantar objetos pesados para evitar que el dolor regrese.

Consultorio: 
Av. Fco. Beiro 4775 7mo "B"
Tel. 45682231 / 20596255 / 1554738301

No hay comentarios:

Publicar un comentario